El mejor consejo es quedarse en casa lo dice terapeuta holística

0
3

“Como un asunto de orden universal”, considera la maestra de reiki y biomagnetismo este trance global de crisis sanitaria. Optimista ante el desenlace de esta temporada de incertidumbre, cuenta acá porqué estamos ante la oportunidad única de generar un cambio espiritual y planetario. En el caso del biomagnetismo –asegura- se puede aplicar a distancia lo que ayuda a que la persona cumpla con el distanciamiento social que se pide para evitar la propagación del coronavirus.

Respuestas en tiempos de incertidumbre y una alternativa sanadora en momentos de crisis sanitaria ofrecen las manos de la terapeuta Patricia Briones y también su palabraMaestra de reiki, biomagnetismo, aromaterapia y especialista en el masaje facial japonés kobido, realiza un trabajo holístico en el que los imanes y la energía a distancia actúan sobre diversos agentes patógenos y el ánimo.

Al respecto, reconoce recientemente un aumento en las consultas de jóvenes profesionales víctimas de un sistema de exigencia sobrehumano –dice-que alcanzó cuotas de ansiedad inéditas durante el último semestre.

Para quienes necesitan esa ayuda adicional están las terapias como el biomagnetismo, las flores de Bach, el reiki, por nombrar algunas. Este tipo de terapias no son excluyentes, cree. “Algunas funcionan para determinados casos y de una manera mejor que otra: en el caso del biomagnetismo, el trabajo es emocional pero suma también un elemento que es el de la palabra. Al menos yo a través de mi terapia, trato de ayudar a que la persona primero entienda el por qué está en esta situación y qué necesita para salir de ella”, remarca.

Patricia Briones es optimista respecto a un proceso de cambio radical en el mundo de hoy que, mediante la violencia social y una cuarentena global, transmutará en un nuevo estado de conciencia para el ser humano

“La verdad, sobre la pandemia del coronavirus, la cuarentena y lo que venimos viviendo desde el estallido social, me siento muy tranquila y a la espera de ese cambio. Hay cosas en las que la mayoría de la gente no cree o no maneja, pero que en la escala del universo siguen su propio plan y efecto. En ese aspecto, la obligación es quedarnos en casa, ya que puede ser un espacio para la meditación y para volver a conectarnos con nuestra esencia, lo cual también es un asunto de orden universal. Todo lo que nos acontece en la vida tiene un sentido, un significado y en esa línea es que debemos estar tranquilos, en un estado contemplativo y compartiendo con quienes viven con nosotros. Ofreciendo soluciones para nuestro entorno y que, en conjunto, sean también soluciones para el mundo”, reflexiona la terapeuta integral.

Según explica, la disciplina biomagnética trabaja a varios niveles. La base de esta terapia es la de actuar contra elementos patógenos como virus, hongos, bacterias o parásitos incidiendo en la alcalinidad y acidez del cuerpo para retornar a un orden basal que involucra no solo el bienestar físico, sino emocional, agrega. Otros pacientes que han consultado a la terapeuta lo han hecho luego de probar varios tratamientos tradicionales y alternativos. Casos de artritis, diabetes, cáncer, resfríos y enfermedades broncopulmonares son parte de este catálogo.

“Todo mundo sabe que el cuerpo funciona a través de electrones y su interacción según cargas positivas y negativas. Los imanes trabajan con esas energías equilibrando entre lo más alcalino y lo más ácido en busca de un centro. Con los mismos imanes se puede trabajar sobre males de larga data, de hace meses y décadas pasadas. Lo importante, aclara, es que el cuerpo del paciente desee trabajar sus emociones, que esté abierto y disponible para el proceso”, plantea.

BIOMAGNETISMO A DISTANCIA

Lo mejor del periodo de cuarentena es que el biomagnetismo puede ejecutarse a distancia favoreciendo así la distancia social, primera línea de cuidado ante el coronavirus. Esto es posible porque, explica Patricia, todos los seres del planeta y el universo formamos parte del mismo ser superior y basta con que uno de estos avatares piense en otro para “chequearse” a distancia con ese otro con el que se genera conexión. Esto puede lograrse a través de una fotografía, el nombre, la fecha de nacimiento o incluso la dirección, asegura.

¿Desde tu óptica, nos puedes comentar qué cambios para bien esperas ver en las emociones que componen al mundo si es que sobrevivimos a este contagio planetario?

-Como te decía, me considero una optimista y claro que creo que vamos a sobrevivir. Y si tú lo crees también, te aseguro que así será. Lo que también espero es que el mundo que nos toque vivir después sea uno que rote en paz, con más armonía y menos destrucción. Donde la rabia no sea la emoción que dirija los destinos de las sociedades. No quiero sonar a un discurso político, sino al sentido común al decirte que la violencia no lleva a nada y solo va a generar más violencia. Es decir, una guerra genera más ira, esto más guerras y rabia. Debemos tender a generar amor, tranquilidad y compasión entre nosotros. En este periodo de encierro forzado, por otro lado, ¿te has fijado en que han regresado las aves y los insectos?, la naturaleza se ha puesto más bella, el cielo volvió a ser celeste y hasta podemos ver con nitidez las montañas. Esto nos hace mucho más fácil contestarnos qué mundo queremos tener: ¿uno dañino con el medio ambiente u otro conciliador y donde las personas tengan más empatía y se preocupen por el otro?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here